Minimalismo

Elegancia y singularidad. La clave es deshacerse de todos los elementos innecesarios y centrarse en lo que realmente le importa. Podría pensarse como algo simple, pero esta simplicidad dará una explosión de emociones y vida a tus paredes.